Top of page

Reserve sus boletos

Quienes son nuestros guías

Nuestros guías son conocidos como los embajadores de la Organización ante el público, debido a su trato directo con las personas que visitan la sede cada día y su importante rol en moldear la percepción sobre el trabajo de las Naciones Unidas. Son jóvenes que vienen de todo el mundo con diferentes culturas, pero que comparten un interés común en asuntos internacionales.

Todos los días reciben una charla con el fin de que estén al día de los últimos acontecimientos vinculados con el trabajo de la Organización. La charla corre a cargo de expertos en diferentes campos, como las minas antipersonales, los niños en conflictos armados y el calentamiento global, entre otros.

A ese conocimiento se une el enriquecimiento que ellos mismos experimentan a diario al encontrarse con grupos de personas tan variados como alumnos de sexto grado del Bronx, indígenas Yanomami de la Amazonía brasileña, cadetes de la escuela militar de los Estados Unidos, niñas Scouts o ganaderos de Nueva Zelanda.

 

El Rincón de los Guías

El Rincón de los Guías es un espacio donde nuestros guías comparten sus experiencias en una serie de artículos escritos por ellos mismos. ¡Lea y conozca más acerca de su emocionante tarea y el impacto de su trabajo!

(Los artículos están disponibles sólo en inglés)

Maggie, la ONU y yo

Escrito por Vimi Bauer, una antigua guía de la ONU (1966 -1968)

 

Aventuras de un guía

Oleh Vovk es un ucraniano que se unió a la Unidad de Visitas Guiadas en junio del 2013. Anteriormente, fue estudiante de Derecho en Berlín. En este breve artículo, Oleh comparte sus primeras impresiones como guía en la ONU.

 

El kimono

Escrito por una de nuestras guías más veteranas Chiemi Brezden, de origen japonés. Chiemi ha trabajado en la sede de Nueva York desde 2006, guiando a nuestros visitantes en inglés, japonés y español. Tras casi siete años en este servicio, Chiemi se ha integrado a la Unidad de Administración de Registros del Fondo de pensiones de los funcionarios de la ONU. ¡Le deseamos muchos éxitos en este nuevo reto! 

 

Guía una vez, guía para siempre 

Feifei Cai cuenta la historia de sus veinte meses como guía en chino mandarín e inglés. Ahora asume nuevas responsabilidades en el Departamento de Seguridad de la ONU.

 

Un mensaje en una pañoleta y un corazón azul 

Francesca Lorusso-Caputi, que desde junio del 2012 guía visitas en inglés, francés e italiano, narra en este artículo cómo crear conciencia entre los visitantes acerca del problema de la Trata y la Campaña «Corazón Azul», de la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito (UNODC). 

 

Reflexiones de un guía

Michael Crachiolo se unió a la Unidad de Visitas Guiadas en septiembre del 2011, llevando tours en inglés y español. En agosto de 2013, dejó la ONU para enseñar inglés en una escuela en China.

 

Historia de las visitas guiadas

Las visitas guiadas a la sede de la ONU en Nueva York empezaron en noviembre de 1952. 

Antes de que abriera sus puertas en Manhattan, los tours ya se llevaban a cabo por voluntarios en la que fue la sede temporal de la Organización entre 1946 y 1951, situada en el Lago Success, en el estado de Nueva York. 

El primer grupo de diez guías fue contratado por la Asociación Estadounidense para las Naciones Unidas, que se encargó de las visitas hasta 1955, cuando éstas fueron incorporadas a la Dependencia de Información al Público.

En aquella época, los edificios de la ONU fueron una nueva adición a la silueta de Nueva York y rápidamente se convirtieron en una de las atracciones más populares de la ciudad, junto con el edificio del Empire State, la Estatua de la Libertad y el Centro Rockefeller.

Desde 1952, aproximadamente 39 millones de personas han usado nuestro servicio. El año que más personas participaron en las visitas guiadas fue 1964, cuando se registraron más de 1,2 millones de visitantes. Actualmente, alrededor de un millón de personas visitan al año la ONU, especialmente en el mes de mayo debido al gran número de grupos escolares. 

 

Uniformes

La mayoría de uniformes usados por nuestros guías han sido creados por renombrados diseñadores internacionales. El primero de estos uniformes, un traje a medida, se inspiró en el que usaban las azafatas de aerolíneas en los años 50. Aquella fue la única vez que un sombrero formó parte de la vestimenta de las guías, así como charreteras. Un estilo sobrio se mantuvo hasta 1969, cuando Evan Picone creó una combinación bicolor y una minifalda.

En 1977, la diseñadora de Hollywood Edith Head donó un nuevo diseño, que consistía en una falda y una chaqueta en el reconocible color azul marino de la Organización junto con una pañoleta, adornada con el emblema de la ONU.

En 1982, el diseñador francés Christian Dior introdujo un traje azul marino de estilo conservador con un fajín. Tres años más tarde, su colega estadounidense Harvé Benard creó un uniforme también azul marino hecho a medida.

En 1988, la casa italiana de modas Benetton diseñó y donó un nuevo uniforme, que marcó un cambio de los estilos anteriores, con un traje de lana ligera en blanco y negro, estilo "pata de gallo", combinado con una camiseta de punto color azul real.

En 1995, la ONU adquirió el Modelo Ejecutivo azul marino de Jones New York. Este traje clásico estaba complementado con una camiseta amarilla de manga corta y una pañoleta con el emblema de la Organización.

En 2001, se introdujeron los uniformes, diseñados y provistos por la casa italiana Mondrian. Son los que actualmente continúan llevando nuestros guías y combinan la elegancia clásica con la versatilidad y el confort. Los trajes, para hombres y mujeres en azul marino, conjuntan con blusas o camisas color azul claro y con una pañoleta o corbata, adornada con el emblema de la ONU. Por primera vez, también se diseñó un traje premamá. Y también por primera vez los zapatos, provistos por la empresa italiana de calzado Valleverde, complementan el uniforme. Este calzado pertenece a la línea clásica de la empresa y reúne todos los estándares de confort y estilo.

Como alternativa al uniforme, los guías pueden también usar sus trajes nacionales, lo cual añade color y diversidad al panorama de las visitas guiadas.